19 febrero 2017

LA PESTE NEGRA

Aproximadamente desde comienzos del siglo XIV y durante todo el siglo XV, Europa es azotada por una serie de crisis (malas cosechas, epidemias o las guerras entre señores feudales) que hacen renacer la inseguridad que había antes. El periodo más oscuro se produce entre 1347 y 1353, periodo en el que una epidemia de peste negra azota fuertemente a Europa, provocando una gran mortalidad entre su población.



Se estima que más de 25 millones de personas murieron en Europa (aproximadamente un tercio de la población total de Europa), y entre 40 y 60 millones más en Asia.


Parece ser que fue precisamente en Asia donde esta enfermedad irrumpió inicialmente, para después extenderse por Europa, a través de las rutas comerciales. Mientras que sus efectos en algunas áreas fueron devastadores, dejándolas prácticamente despobladas, en otras su influencia fue menor. Por ejemplo, en Florencia sólo sobrevivió 1/5 de su población, mientras que en la actual Alemania lo hicieron 9/10 de sus habitantes. El origen de la enfermedad fue una bacteria que afectaba a las ratas negras y otros roedores, y se transmitía a través de los parásitos que vivían en esos animales: las pulgas. Así, el principal medio de contagio de la peste fueron las picaduras de las pulgas, que en una época de poca higiene como la medieval abundaban por todos sitios.


El contagio, como es fácil suponer, era muy sencillo, pues las ratas estaban presentes en los graneros, en los molinos, en los hogares y en los barcos que transportaban las mercancías de un lugar a otro. Pese a todo, parece ser que determinadas profesiones estaban más expuestas a padecer esta enfermedad que otras (un comerciante de paños, por ejemplo, era más propenso a contraerla que un herrero, pues las pulgas tienden a esconderse entre los tejidos). Por ese motivo, algunas de las primeras medidas que se tomaron para atajar esta grave epidemia fue quemar la ropa de los infectados o prohibir la entrada de cargamentos de tejidos a las ciudades. Incluso en algunas localidades, sólo se permitía la entrada a los viajeros después de que estos se hubieran deshecho de las ropas que traían puestas (eran cambiadas por otras seguras, prestadas por la propia ciudad).

09 febrero 2017

ENTRAMOS EN LA EDAD MEDIA: VISIGODOS Y MUSULMANES

A partir del siglo III el Imperio romano comenzó a debilitarse, lo que fue aprovechado por los pueblos germánicos del centro de Europa (también llamados bárbaros), que comenzaron a instalarse en muchos de los territorios ocupados hasta entonces por los romanos.


En el año 476 el ejército romano fue derrotado por los germánicos. Este momento supone la caída del Imperio romano, y con ella el nacimiento de la Edad Media. A partir de ahí se producen dos acontecimientos: 

1. Los pueblos germánicos comienzan a crear reinos en los territorios del antiguo Imperio romano. Es el caso de los francos en la Galia (actual Francia) o de los visigodos en Hispania (cuya capital sería Toledo).


2. El cristianismo se extiende por toda Europa. Así, se denominó cristiandad al conjunto de los reinos cristianos de la Edad Media, que tenían al Papa como máxima autoridad, hasta el punto de que sus decisiones eran obedecidas por los reyes cristianos. Centrándonos en la Edad Media en España, los VISIGODOS mantuvieron parte de la cultura romana y la mezclaron con la suya.


Así, hablaban y escribían en latín, adoptaron parte del derecho romano y se convirtieron al cristianismo.

Paralelamente en Arabia, en el siglo VII, aparece una nueva religión llamada Islam. Las personas que practican esta religión son los musulmanes, quienes comienzan a extenderse hasta el norte de África. Así, en el año 711 el ejército musulmán llega a la Península y derrota a las tropas visigodas (al mando del rey don Rodrigo) en la batalla de Guadalete, y poco a poco van conquistando casi toda la Península (excepto las montañas del norte). Los musulmanes llaman al territorio conquistado de la Península “al-Ándalus”, y lo convierten en un Califato con capital en Córdoba. El primer califa fue Abderramán III.


Entretanto, los cristianos se refugiaron en el norte, creando poco a poco reinos como el de León, Castilla, Navarra o Aragón. Hacia el año 1031, fruto del empuje y los enfrentamientos de estos reinos cristianos contra los musulmanes, el poder del Califato se fue debilitando, lo que hizo que se dividiera en pequeños territorios llamados reinos de Taifas. El final de al-Ándalus comienza en el 1212, cuando los ejércitos de los reinos cristianos derrotan a los musulmanes en la batalla de las Navas de Tolosa.


A partir de ese momento, al-Ándalus queda reducido al reino nazarí de Granada (que ocupaba las actuales provincias de Málaga, Granada, Almería y parte de Cádiz), pero no será hasta 1492 cuando los Reyes católicos (Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón) conquisten este último reino, dándose así por finalizada la Reconquista.

Los musulmanes fueron tolerantes con las personas que practicaban otras religiones. Por ese motivo, en al-Ándalus convivieron musulmanes, cristianos y judíos. Los cristianos que aceptaron la religión musulmana fueron denominados muladíes.

A continuación os dejamos tres vídeos que explican bastante bien todo este periodo histórico. ¡Esperamos que os gusten!
 



07 febrero 2017

LA EDAD MEDIA

¡Comenzamos la Edad Media! 

La idea es que, dentro de unas semanas, podamos dotar de significado a todas las palabras que forman esta curiosa nube.


04 febrero 2017

LOS ACUEDUCTOS ROMANOS

Ya hemos comentado con anterioridad en este blog que los romanos eran unos constructores increíbles, que consiguieron mejorar de nodo notable la vida de los ciudadanos gracias a la construcción de importantes obras públicas. Un ejemplo de estas edificaciones fueron los acueductos, que son sistemas de irrigación que permiten transportar agua desde lugares muy distantes en la naturaleza hasta las poblaciones.


A continuación os dejamos las fotografías de algunos de los acueductos más importantes:

(Zaghouan, Tunez)
(Mérida. España)
(Roma, Italia)
(Tarragona, España)
(Aspendos, Turquía)
(Francia)
(Segovia, España)
Precisamente es este último uno de los acueductos más famosos del mundo. A continuación os dejamos un interesante vídeo que profundiza en su historia y condiciones de construcción.




Y si, pese a todo, todavía os habéis quedado con algo de curiosidad acerca de cómo realizaban los romanos estas fantásticas construcciones, podéis echar un vistazo a los vídeos que os dejamos a continuación:



(Fuente: Diario ABC. 15-01-2014. Para consultarlo pincha aquí)

02 febrero 2017

UN VIAJE VIRTUAL POR ROMA 02


¡Buenos días desde la Plaza de San Pedro, en pleno Vaticano! Aunque no os lo creáis, estamos en un pequeño país dentro de la ciudad de Roma. Desde aquí la vista de la Basílica de San Pedro es espectacular. Hemos llegado a esta plaza por la Via della Conciliazione. Es un lugar muy importante y en ella el Papa celebra muchas liturgias. Y una curiosidad: la también imponente Plaza de la Concordia de París es una copia de esta plaza.


En lo que respecta a la Basílica de San Pedro, debes saber que alberga el mayor espacio interior de una iglesia cristiana en el mundo (2,3 hectáreas). Según la tradición católica, esta basílica está construida sobre el lugar donde fue enterrado San Pedro. 

Y otra curiosidad. Muchas personas piensan que San Pedro es una catedral, pero no es así. La catedral de Roma es la Archibasílica de San Juan de Letrán.

Por supuesto, no puedes marcharte de este lugar sin visitar los famosos Museos Vaticanos, que albergan la deslumbrante Capilla Sixtina, cuya bóveda fue pintada por Miguel Angel entre los años 1508 y 1512.



Muy cerca de la Plaza de San Pedro nos encontramos con el Castel Sant´Angelo, que es un bonito monumento situado a la orilla del río Tíber. 

Su nombre procede de una epidemia de peste que golpeó en el año 590 a la ciudad de Roma. En concreto, cuando Gregorio I (que era el papa que había en esa época) vio al arcángel San Miguel envainando su espada sobre la cima del castillo, lo que significaría el fin de  la epidemia. 

Desde el año 1277, este castillo está comunicado con la Ciudad del Vaticano por un corredor fortificado de 800 metros de longitud.


Atravesamos el Tiber por el puente Sant´ Angelo, y tras recorrer algunas calles bonitas llegamos a Piazza Navona


Se dice que esta plaza fue antiguamente un estadio con capacidad para 30.000 personas, donde se realizaban carreras de cuadrigas y competiciones de atletismo. En la plaza puedes observar monumentos increíbles, como las fuentes de Bernini o la iglesia de Sant´Agnese in Agone.

Cerca de esta plaza se encuentra el Panteón de Agripa, sin duda uno de los monumentos más espectaculares de Roma. Está situado en la Piazza della Rotonda y tiene más de 40 metros de alto. 


En el friso del pórtico de entrada podemos leer la siguiente inscripción “M·AGRIPPA·L·F·COS·TERTIVM·FECIT”, que significa “Marco Agrippa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, (lo) hizo”. 

Como curiosidad, la cúpula de este edificio tiene un diámetro de 43,44 metros, lo que la convierte en la mayor cúpula de hormigón en masa de la historia. 

Y del Partenón partimos hacia un lugar que no te puedes perder si vas de visita a Roma: la Fontana di Trevi. Esta fuente es la mayor de Roma, con más de 40 metros de frente. 


La leyenda dice que todos los visitantes que arrojan una moneda a la fuente regresarán algún día a Roma. Y la verdad es que esta tradición se mantiene hoy en día, pues se cree que se arrojan 3000 euros diarios a la fuente. Sólo en el año 2011 se recogieron de este lugar 951.000 euros.


Terminamos nuestro recorrido por Roma en la majestuosa Piazza della Repubblica, situada muy cerca de la estación de trenes de Termini.



Y aquí nos despedimos de esta maravillosa ciudad. ¡Esperamos que os haya gustado nuestro viaje!

01 febrero 2017

UN VIAJE VIRTUAL POR ROMA 01

Aprovechando que en Sociales estamos dando el Imperio Romano, hemos realizado un breve recorrido en Google Earth de los lugares más emblemáticos de Roma:



Comenzamos nuestro recorrido en Piazza Venezia, que es una plaza situada en el centro de Roma, muy cerca del Foro Romano. En ella destaca el monumento a Victor Manuel II, primer rey de la Italia unificada.




Desde allí tomamos la Via dei Fori Imperiali, con dirección al famoso Coliseo. Desde la calle, las vistas del Foro Romano son impresionantes.


El Foro constituyó el centro de la ciudad de Roma, en torno a la cual ésta se fue extendiendo. 


En él podemos encontrar las ruinas de templos como el de Rómulo o el de Saturno, además de Arcos como el de Tito o basílicas como la de Majencio (por citar sólo algunas). 


Pero si hay un monumento que destaca por su grandiosidad en Roma, ese es el Coliseo.­­­ Fue construido en el siglo I y está situado en pleno dentro de la ciudad. Desde 1980 es Patrimonio de la Humanidad, y está considerado como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.


El Coliseo es tan grande que podía albergar a más de 50.000 espectadores. Los asientos y filas más cercanas a la arena estaban reservadas al emperador y las personas más influyentes, y a medida que se ascendía se iban situando las personas de los estratos inferiores de la sociedad. 


El Coliseo fue usado durante más de 500 años, y entre los espectáculos que allí tuvieron lugar podemos destacar la caza de animales, las ejecuciones, las representaciones teatrales o las famosas luchas de gladiadores.


Próximo al Coliseo nos encontramos con la Bocca della Veritá, una máscara de mármol situada en el interior de la iglesia de Santa Maria in Cosmedin. 


Data de 1632, y representa un rostro masculino con los ojos, la nariz y la boca persorados y huecos. No se sabe si fue utilizada antiguamente como fuente, pero lo cierto es que esta escultura goza de gran fama. La leyenda cuenta que es una piedra de la verdad, que muerde la mano de las personas que han cometido adulterio. 


Desde aquí nos queda un largo paseo hasta el Vaticano. De modo que nos ponemos a andar y os emplazamos para la siguiente etapa de este viaje por la maravillosa Roma.